El estigma, el principal obstáculo para la recuperación de las personas con enfermedad mental

Expertos en salud mental alertaron ayer de que el estigma es uno de los principales obstáculos para la recuperación de las personas con enfermedad mental. Miguel Ángel González Torres, jefe del servicio de Psiquiatría del Hospital de Basurto, ha señalado que “la actitud colectiva hacia la enfermedad mental es la prueba de algodón de la salud mental de la sociedad”. El doctor en Psiquiatría participó ayer en Vitoria-Gasteiz, junto a más de una veintena de ponentes, en una jornada organizada por Fedeafes en colaboración con las asociaciones de ASVAR, OME-AEN y SVNP para reflexionar sobre diversas vías para alcanzar la plena ciudadanía de las personas con enfermedad mental.

Yolanda Fillat, consultora social de Alter Civites, presentó el estudio que está desarrollando Fedeafes sobre la realidad del estigma social de las personas con enfermedad mental. El concepto negativo de este colectivo implica el desarrollo de sentimientos de “culpabilidad, soledad, angustia, sufrimiento y tristeza” entre los afectados y sus familiares, señaló. Asimismo, constató que surgen actitudes de “vergüenza, autorrechazo, aislamiento, negación de capacidades, desmotivación, desilusión y no aceptación de la enfermedad mental”, entre otras. Como medida correctora, propuso impulsar el empoderamiento de las personas con enfermedad mental, «porque son las primeras en autoestigmatizarse», y de sus familias para contribuir a la sensibilización de la sociedad.


*Vídeo protagonizado por una persona con enfermedad mental, que fue proyectado durante la jornada.

José Antonio de la Rica, jefe del servicio de Psiquiatría de Uribe Costa y secretario del Consejo Vasco Asesor de Salud Mental, ha centrado su discurso en el Modelo de Recuperación, cuya implantación en la red de Salud Mental vizcaína está en marcha. Esta teoría busca “construir un proyecto de vida con sentido y satisfacción personal” de las personas con enfermedad mental, y para ello, los profesionales deben alejarse del rol de “experto” para adoptar una actitud más cercana a la de “compañero o entrenador”, que contribuye a transmitir a los pacientes la “esperanza en la recuperación”.

Por su parte, Itziar Ceballos, gerente de Avifes, explicó el modelo de intervención de esta asociación vizcaína de usuarios y familiares, que está basado en la búsqueda de la mayor calidad de vida posible para todos ellos. Ceballos destacó que la «autodeterminación» y «empoderamiento» de las personas con enfermedad mental es clave, ya que la normalización de su vida exige que se les permita participar en las decisiones que les afectan.

A continuación, José Ángel Cuerda, abogado y ex alcalde de Vitoria-Gasteiz, abordó el concepto de ciudadanía y apostó por considerar la enfermedad mental como una muestra más de la diversidad social. También aludió expresamente a la responsabilidad de los poderes públicos, obligados a propiciar una igualdad «real y efectiva» de todos los ciudadanos. Para ello, les animó a remover los obstáculos que encuentra esa transformación social que tiene por objetivo que las personas con enfermedad mental «vivan con dignidad y alcancen el bienestar».

Durante la jornada, Verónica Gavilanes, psicomotricista, y María Jesús Arzamendi,  psicóloga clínica, ambas de la Unidad de Atención Precoz del equipo de psiquiatría infantil de San Sebastián, analizaron las necesidades en el ámbito infanto-juvenil. En concreto, defendieron la necesidad de creación de servicios intermedios para abordar los cuadros psicopatológicos más graves en los niños entre 3 y 8 años, como complemento a la psiquiatría clásica y a la psicología tradicional.